Betta splendens, Luchador de Siam

Posted by Admin
Jun 20 2010

Betta Luchador de Siam

Betta splendens

Betta Splendens macho

Los Betta son denominados laberíntidos, por poseer un órgano auxiliar en forma de laberinto con el que toman reservas de aire de la superficie que les permite sobrevivir en aguas estancadas con bajo contenido de oxigeno.

Conocido también como Combatiente Siamés, Es nativo de la cuenca del Mekong en el sureste de Asia, Tailandia y Camboya. Alcanza un tamaño máximo de 7 cm. Es un pez muy resistente en distintas condiciones, ya que se adapta a aguas ácidas y alcalinas, valores de pH entre 6 y 8. Vive bien en temperaturas entre 23 y 30º C, con valores de dureza de hasta 25º. En la naturaleza es omnívoro. En acuario podemos proveerle una dieta equilibrada con comida desecada, complementada con alimento vivo como daphnia y Tubifex. Es importante también la materia vegetal, aunque le gusta poco, para regular su actividad intestinal.

En [Este enlace] puede ver toda la gama de alimentación de Ocean Nutrition, en dicho catalogo encontrará alimentación específica para betta.

La coloración natural del B. splendens es entre verde y marrón y las aletas de especímenes salvajes son relativamente cortas. Sin embargo, la crianza en cautiverio ha desarrollado las aletas largas y de colores vistosos.

Betta splendens hembra

El Betta se ha popularizado por el colorido y la espectacularidad de sus aletas como velos o cortinas en el caso de los machos. Pueden llegar a ser muy agresivo entre machos, peleando a muerte. Se muerden las aletas y se causan mucho daño. Deben mantenerse solos en pequeñas peceras sin aireador. Las hembras son pacíficas, pueden estar en grandes grupos en acuarios comunitarios.

Los machos eligen a la hembra para reproducirse. Si se ofrece una hembra y el macho la ataca o rechaza, debe retirarse. Caso contrario puede llegar a matarla. El macho genera un nido de burbujas en la superficie y ayuda a la hembra en el desove. Luego traslada huevo por huevo al nido y los cuida hasta el nacimiento. Ahí les enseña a nadar. En ese momento debe retirarse al macho, ya que si no se lo aparta, se corre el riesgo de que mate a los alevines.

Reproduccion

La reproducción del Betta es bastante curiosa. Aún no se conoce en su totalidad el comportamiento de estos peces, no obstante, se puede seguir una norma general para su reproducción:

El acuario para la reproducción de los Bettas puede tener unos 30 litros de agua, sin piedras o decoración. El agua debe mantenerse a 15 cm de altura y la temperatura debe mantenerse constante, alrededor de 26º a 28 ºC. Es muy importante que el acuario esté cubierto con una tapa de vidrio o plástico.

Las hembras adultas del Betta, con cerca de 5 cm, estarán aptas para apareamiento, cuando presentan un vientre bien voluminoso, un punto blanco saliente en la región anal (Ovopositor) y rayas verticales en contraste con la coloración de su cuerpo.

  • Inicialmente deben separarse macho y hembra en distintos acuarios de tal forma que los peces no tengan contacto físico pero puedan verse. Mejor si es posible disponerlos en un mismo acuario pero separándolos con un separador de cristal o metacrilato ayudándonos de unas ventosas. En el mercado existen estos separadores.
  • Se acondicionara ambos reproductores con comida de calidad, alta en proteínas.
  • En un momento dado, estimulado por la presencia de la hembra, el macho empezará a construir un nido de burbujas en la parte superior de su acuario. No poner a la hembra antes de que el nido de burbujas esté completo.
  • Cuando el nido esté listo, se procede a juntar a los dos peces en el mismo acuario, aquí pueden suceder dos cosas: o bien el macho ataca constantemente a la hembra, en cuyo caso es preciso separarlos y volver a intentar los pasos anteriores con otra hembra, por otro lado puede que el macho reciba bien a la hembra, en cuyo caso, si la hembra quiere, el macho procederá a abrazarla con sus aletas y su cuerpo formando una especie de bola.
  • Una vez unidos la hembra desovará mientras cae al fondo del acuario, mientras el macho fertiliza los huevos.
  • Cuando la puesta termine, se retirará rápidamente a la hembra del acuario ya que, seguramente, se coma los huevos y las crías, además el macho en estos momentos es posible que ataque a la hembra.
  • El macho se encargará de cuidar a las crías e incluso enseñarles a nadar.
  • Separe al macho cuando las crías naden de manera adecuada. A los tres días, los alevines comienzan a valerse por sí solos, de forma que sacaremos al padre del acuario para que no se convierta en una amenaza para éstos. En esta fase se debe oxigenar el agua mediante una piedra porosa, ya que los alevines aún no poseen el laberinto formado

Hay que alimentar a los alevines con infusorios o artemia recién eclosionada, teniendo especial cuidado a las tres semanas de vida, cuando tomarán aire de la superficie por primera vez para desarrollar el laberinto. Si la temperatura del aire que existe entre el agua y la tapa del acuario es distinta que la del agua, es posible que mueran, por eso es importantísimo mantener esa temperatura y abrir la tapa lo menos posible. Una vez pasada esta fase crítica, no habrá problemas, sólo a los tres meses aproximadamente, cuando empezamos a distinguir machos y hembras debemos separar a los machos para que no se peleen.

Trackback URL for this entry

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.